La calidad asistencial es una disciplina que ha adquirido una gran relevancia en la atención hospitalaria actual. Vivimos en una época en la que los pacientes son cada vez más demandantes con el sistema, los profesionales son más capaces y están mejor formados y la tecnología médica es cada vez más innovadora y resolutiva. Estos y otros muchos factores sociales y científicos han contribuido a potenciar y desarrollar la calidad y la seguridad de la atención prestada por los servicios sanitarios. Por ello, resulta cada vez más indispensable que los hospitales puedan medir la calidad de la asistencia y la seguridad de los pacientes. ¿Están los hospitales preparados para ello?

Para ver como de preparadas están las organizaciones, tratemos por ejemplo de contestar a las siguientes preguntas:

  • ¿Se conoce la tasa de mortalidad en reemplazo de cadera del último mes? ¿Y la tendencia? ¿En qué tramos de edad se producen? ¿Es mejor o peor que en otros centros similares?
  • ¿Se analiza la tasa de fractura de cadera postoperatoria? ¿Se sabe tras cuántos días se producen?
  • ¿Se conoce la tasa de fallos respiratorios postoperatorios? ¿Se tiene identificado en qué servicios se producen?
  • ¿Se analiza la tasa de cuerpos extraños olvidados en una cirugía? ¿en qué tipo de intervenciones?¿en qué momentos de la jornada laboral?
  • ¿Se conoce la tasa de reacciones a una transfusión? ¿En qué GRDs se producen?
  • ¿Se supervisa la tasa de ingresos por diabetes mal controlada? ¿En qué tipo de diabetes?

 

Poder contestar a preguntas como estas de una forma rápida, fiable y precisa es de máxima importancia hoy en día. Si no se analiza la calidad de la asistencia y no se identifican áreas de mejora de una forma objetiva, no se pueden implementar procesos que ayuden a mejorar la calidad asistencial. Pese a la importancia de tomar estas acciones, muchas organizaciones todavía no disponen de herramientas que les permitan analizar y monitorizar la calidad y la seguridad del paciente utilizando indicadores que estén normalizados y que sean homologables y comparables.

¿Es posible medir la calidad de la asistencia?

Para facilitar a los hospitales el análisis de la calidad de la asistencia de su centro de una forma sencilla, hemos desarrollado el nuevo decisys-CAL®, un producto dedicado específicamente al cálculo de indicadores internacionalmente reconocidos, normalizados y homologables de la calidad asistencial. Gracias a los indicadores mostrados en decisys-CAL®, las organizaciones pueden monitorizar la calidad de la asistencia en su hospital, compararla con estándares, analizar la evolución, identificar áreas de mejora y plantear planes de acción.

La Agencia para la Calidad e Investigación del cuidado de la salud (Agency for Healthcare Research and Quality – AHRQ) de Estados Unidos ha desarrollado un conjunto de herramientas útiles para la toma de decisión e investigación. Entre las herramientas desarrolladas están los indicadores AHRQ de Calidad (AHRQ Quality Indicators – QIs), que utilizan datos administrativos del hospital para señalar potenciales problemas de calidad e identificar las áreas que pueden necesitar de un estudio o investigación más detallados.

Los indicadores han sido desarrollados con el objetivo de ayudar a la toma de decisión en el ámbito de la salud para:

  • Permitir la evaluación de los efectos de los programas y políticas de salud.
  • Servir de guía en la gestación de futuras políticas de salud.
  • Medir de forma precisa los resultados de la asistencia sanitaria, el acceso de la comunidad a la salud y su utilización.

Estos indicadores representan una evolución de los indicadores de calidad desarrollados al principio de los años ’90. Se ha llegado a ellos identificando los indicadores de calidad reportados en la literatura científica y utilizados por diversas organizaciones dedicadas al cuidado de la salud, y evaluando los mismos a través de la literatura y de forma empírica. Además se ha introducido un ajuste de riesgo en el refinamiento de los mismos.

Decisys CAL® permite calcular y comparar estos indicadores, que se obtienen de los datos administrativos y clínicos presentes en el Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD). Se calculan indicadores de cuatro grupos, cada uno de ellos asociado con procesos asistenciales en hospitalización o atención ambulatoria:

  • Indicadores de Calidad en Hospitalización (Inpatient Quality Indicators – IQIs). Estos indicadores reflejan la calidad de la asistencia en hospitalización, incluyendo:
    • Mortalidad en Hospitalización para Diagnósticos. Incluyen determinadas patologías para las cuales se ha demostrado que la mortalidad puede variar entre hospitales y en los que existen evidencias de que una mayor mortalidad podría estar relacionada con una peor calidad de la atención sanitaria.
    • Indicadores de Mortalidad en Hospitalización para Procedimientos quirúrgicos. Incluyen determinados procedimientos para los cuales se ha demostrado que la mortalidad puede variar entre hospitales y en los que existen evidencias de que una mayor mortalidad podría estar relacionada con una peor calidad de la atención sanitaria.
    • Indicadores de utilización. Aplicación de procedimientos para los cuales hay dudas de sobreutilización, menor utilización de la óptima, o aplicación errónea. Se analizan a nivel Hospitalario y Área.
    • Indicadores de volumen. Reflejan el volumen de Procedimientos en los cuales hay evidencia de que un número mayor de procedimientos está asociado con menor mortalidad.
  • Indicadores de Calidad de la Prevención (Prevention Quality Indicators – PQIs). Estos indicadores se utilizan para identificar las admisiones en el Hospital en las que hay evidencias que sugieren que el ingreso podría haber sido evitado, o al menos en parte, a través de atención ambulatoria adecuada.
  • Indicadores de Seguridad del Paciente (Patient Safety Indicators – PSIs). Estos indicadores reflejan la calidad de la asistencia en Hospitalización, pero con un enfoque en complicaciones potencialmente evitables y sucesos iatrogénicos. Permiten realizar el análisis a nivel Hospitalario y Área. Se clasifican en tres grupos:
    • Complicaciones quirúrgicas.
    • Complicaciones como consecuencia de los cuidados médicos o postquirúrgicos.
    • Complicaciones obstétricas.
  • Indicadores de Calidad en Pediatría (Pediatric Quality Indicators – PDIs): Este grupo de indicadores trata de reflejar la calidad de la asistencia en Hospitalización e identificar hospitalizaciones potencialmente evitables en pacientes pediátricos. Al igual que otros indicadores, se pueden realizar a nivel Hospitalario o Área.

Además de permitir el cálculo de los indicadores actualizados de la AHRQ, Decysis CAL® permite al hospital:

  • Analizar la evolución de los indicadores mes a mes y compararlos contra el estándar para poder medir de forma objetiva la mejora de los procesos asistenciales.
  • Realizar drill-down hasta el nivel de detalle del episodio, posibilitando un análisis a cualquier nivel y facilitando, por ejemplo, la comprobación de la codificación y demás datos del CMBD.
  • Descargar todas las pantallas de datos posibilitando, en otros usos, llevar los casos a la Comisión de Calidad de los hospitales y hacer seguimiento y análisis de los mismos de una forma sencilla.
  • Elegir y personalizar los principales indicadores a monitorizar (indicadores diana) en la página principal.

Para solicitar una DEMO o más información, póngase en contacto con nosotros escribiendo a info@sigesa.com o llamando al 913454018.