LÍDERES EN TECNOLOGÍA DE GESTIÓN SANITARIA

Más de 20 años de experiencia

Más de 400 clientes en todo el mundo

Últimas publicaciones

Medir y mejorar la calidad de la asistencia hospitalaria

9 / enero / 2018|Comentarios desactivados en Medir y mejorar la calidad de la asistencia hospitalaria

La calidad asistencial es una disciplina que ha adquirido una gran relevancia en la atención hospitalaria actual. Vivimos en una época en la que los pacientes son cada vez más demandantes con el sistema, los
> Leer más

Medir y mejorar la calidad de la asistencia hospitalaria

La calidad asistencial es una disciplina que ha adquirido una gran relevancia en la atención hospitalaria actual. Vivimos en una época en la que los pacientes son cada vez más demandantes con el sistema, los profesionales son más capaces y están mejor formados y la tecnología médica es cada vez más innovadora y resolutiva. Estos y otros muchos factores sociales y científicos han contribuido a potenciar y desarrollar la calidad y la seguridad de la atención prestada por los servicios sanitarios. Por ello, resulta cada vez más indispensable que los hospitales puedan medir la calidad de la asistencia y la seguridad de los pacientes. ¿Están los hospitales preparados para ello?

Para ver como de preparadas están las organizaciones, tratemos por ejemplo de contestar a las siguientes preguntas:

  • ¿Se conoce la tasa de mortalidad en reemplazo de cadera del último mes? ¿Y la tendencia? ¿En qué tramos de edad se producen? ¿Es mejor o peor que en otros centros similares?
  • ¿Se analiza la tasa de fractura de cadera postoperatoria? ¿Se sabe tras cuántos días se producen?
  • ¿Se conoce la tasa de fallos respiratorios postoperatorios? ¿Se tiene identificado en qué servicios se producen?
  • ¿Se analiza la tasa de cuerpos extraños olvidados en una cirugía? ¿en qué tipo de intervenciones?¿en qué momentos de la jornada laboral?
  • ¿Se conoce la tasa de reacciones a una transfusión? ¿En qué GRDs se producen?
  • ¿Se supervisa la tasa de ingresos por diabetes mal controlada? ¿En qué tipo de diabetes?

 

Poder contestar a preguntas como estas de una forma rápida, fiable y precisa es de máxima importancia hoy en día. Si no se analiza la calidad de la asistencia y no se identifican áreas de mejora de una forma objetiva, no se pueden implementar procesos que ayuden a mejorar la calidad asistencial. Pese a la importancia de tomar estas acciones, muchas organizaciones todavía no disponen de herramientas que les permitan analizar y monitorizar la calidad y la seguridad del paciente utilizando indicadores que estén normalizados y que sean homologables y comparables.

¿Es posible medir la calidad de la asistencia?

Para facilitar a los hospitales el análisis de la calidad de la asistencia de su centro de una forma sencilla, hemos desarrollado el nuevo decisys-CAL®, un producto dedicado específicamente al cálculo de indicadores internacionalmente reconocidos, normalizados y homologables de la calidad asistencial. Gracias a los indicadores mostrados en decisys-CAL®, las organizaciones pueden monitorizar la calidad de la asistencia en su hospital, compararla con estándares, analizar la evolución, identificar áreas de mejora y plantear planes de acción.

La Agencia para la Calidad e Investigación del cuidado de la salud (Agency for Healthcare Research and Quality – AHRQ) de Estados Unidos ha desarrollado un conjunto de herramientas útiles para la toma de decisión e investigación. Entre las herramientas desarrolladas están los indicadores AHRQ de Calidad (AHRQ Quality Indicators – QIs), que utilizan datos administrativos del hospital para señalar potenciales problemas de calidad e identificar las áreas que pueden necesitar de un estudio o investigación más detallados.

Los indicadores han sido desarrollados con el objetivo de ayudar a la toma de decisión en el ámbito de la salud para:

  • Permitir la evaluación de los efectos de los programas y políticas de salud.
  • Servir de guía en la gestación de futuras políticas de salud.
  • Medir de forma precisa los resultados de la asistencia sanitaria, el acceso de la comunidad a la salud y su utilización.

Estos indicadores representan una evolución de los indicadores de calidad desarrollados al principio de los años ’90. Se ha llegado a ellos identificando los indicadores de calidad reportados en la literatura científica y utilizados por diversas organizaciones dedicadas al cuidado de la salud, y evaluando los mismos a través de la literatura y de forma empírica. Además se ha introducido un ajuste de riesgo en el refinamiento de los mismos.

Decisys CAL® permite calcular y comparar estos indicadores, que se obtienen de los datos administrativos y clínicos presentes en el Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD). Se calculan indicadores de cuatro grupos, cada uno de ellos asociado con procesos asistenciales en hospitalización o atención ambulatoria:

  • Indicadores de Calidad en Hospitalización (Inpatient Quality Indicators – IQIs). Estos indicadores reflejan la calidad de la asistencia en hospitalización, incluyendo:
    • Mortalidad en Hospitalización para Diagnósticos. Incluyen determinadas patologías para las cuales se ha demostrado que la mortalidad puede variar entre hospitales y en los que existen evidencias de que una mayor mortalidad podría estar relacionada con una peor calidad de la atención sanitaria.
    • Indicadores de Mortalidad en Hospitalización para Procedimientos quirúrgicos. Incluyen determinados procedimientos para los cuales se ha demostrado que la mortalidad puede variar entre hospitales y en los que existen evidencias de que una mayor mortalidad podría estar relacionada con una peor calidad de la atención sanitaria.
    • Indicadores de utilización. Aplicación de procedimientos para los cuales hay dudas de sobreutilización, menor utilización de la óptima, o aplicación errónea. Se analizan a nivel Hospitalario y Área.
    • Indicadores de volumen. Reflejan el volumen de Procedimientos en los cuales hay evidencia de que un número mayor de procedimientos está asociado con menor mortalidad.
  • Indicadores de Calidad de la Prevención (Prevention Quality Indicators – PQIs). Estos indicadores se utilizan para identificar las admisiones en el Hospital en las que hay evidencias que sugieren que el ingreso podría haber sido evitado, o al menos en parte, a través de atención ambulatoria adecuada.
  • Indicadores de Seguridad del Paciente (Patient Safety Indicators – PSIs). Estos indicadores reflejan la calidad de la asistencia en Hospitalización, pero con un enfoque en complicaciones potencialmente evitables y sucesos iatrogénicos. Permiten realizar el análisis a nivel Hospitalario y Área. Se clasifican en tres grupos:
    • Complicaciones quirúrgicas.
    • Complicaciones como consecuencia de los cuidados médicos o postquirúrgicos.
    • Complicaciones obstétricas.
  • Indicadores de Calidad en Pediatría (Pediatric Quality Indicators – PDIs): Este grupo de indicadores trata de reflejar la calidad de la asistencia en Hospitalización e identificar hospitalizaciones potencialmente evitables en pacientes pediátricos. Al igual que otros indicadores, se pueden realizar a nivel Hospitalario o Área.

Además de permitir el cálculo de los indicadores actualizados de la AHRQ, Decysis CAL® permite al hospital:

  • Analizar la evolución de los indicadores mes a mes y compararlos contra el estándar para poder medir de forma objetiva la mejora de los procesos asistenciales.
  • Realizar drill-down hasta el nivel de detalle del episodio, posibilitando un análisis a cualquier nivel y facilitando, por ejemplo, la comprobación de la codificación y demás datos del CMBD.
  • Descargar todas las pantallas de datos posibilitando, en otros usos, llevar los casos a la Comisión de Calidad de los hospitales y hacer seguimiento y análisis de los mismos de una forma sencilla.
  • Elegir y personalizar los principales indicadores a monitorizar (indicadores diana) en la página principal.

Para solicitar una DEMO o más información, póngase en contacto con nosotros escribiendo a info@sigesa.com o llamando al 913454018.

[Cerrar]

×

Curso Excelencia en Gestión de Enfermedades Crónicas

29 / agosto / 2017|Comentarios desactivados en Curso Excelencia en Gestión de Enfermedades Crónicas

Las enfermedades crónicas, especialmente aquellas de carácter no transmisibles (ECNT), plantean todo un reto para los sistemas de salud, dada su prevalencia, progresividad y altos costos de atención. En Colombia, según datos reportados por el
> Leer más

Curso Excelencia en Gestión de Enfermedades Crónicas

Las enfermedades crónicas, especialmente aquellas de carácter no transmisibles (ECNT), plantean todo un reto para los sistemas de salud, dada su prevalencia, progresividad y altos costos de atención.

En Colombia, según datos reportados por el DANE, en 2016 se presentaron 153.326 defunciones, de las cuales el 74% (113.338 defunciones) se debieron a enfermedades crónicas no trasmisibles. De estas, el 31.7% (35.925 defunciones) fueron por enfermedad isquémica del corazón y cerebrovasculares, el 19% (29.135 defunciones) por cáncer y el 6% (9.447 defunciones) por enfermedades de vías respiratorias inferiores.

En relación a los costos, las ECNT representan un importante porcentaje del costo médico de todos los sistemas de salud. Por ejemplo, se estima que para el período 2006–2015, solo en México, Argentina, Brasil y Colombia, la pérdida acumulativa del PIB causada por las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes ascendió a 13.540 millones de dólares.

La gestión de las ECNT y de alto costo es un reto para todos los sistemas de salud. Estas enfermedades, exigen implementar modelos de prestación diferentes, politicas de prevención, así como mecanismos de seguimiento y medición de resultados y alternativas de contratación más allá del modelo tradicional.

ACEMI, Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral, organiza los próximos 20-21-22 de Septiembre 2017, el Curso Internacional Excelencia en la Gestión de Enfermedades Crónicas. Este curso, está dirigido a gestores clínicos y profesionales de la salud interesados en conocer técnicas de mejora de gestión de las enfermedades crónicas. Durante el curso se pondrá un foco especial en los siguientes temas:

– Confirmación diagnóstica, perfilamiento y plan de cuidado individual

– Seguimiento y coordinación de la atención

– Educación y apoyo para el autocuidado

– Gestión del proceso de atención en episodios agudos

– Mecanismos de pago y medición de resultado

 

Las inscripciones al curso están abiertas a través del siguiente link: https://www.acemi.org.co/index.php/acemi-defecto/12-actualidad/eventos/992-curso-internacional-excelencia-en-la-gestion-de-enfermedades-cronicas

* Fuente: ACEMI

[Cerrar]

×

Value-Based Healthcare: hacia un nuevo modelo de gestión de la sanidad

16 / julio / 2017|Comentarios desactivados en Value-Based Healthcare: hacia un nuevo modelo de gestión de la sanidad

La sostenibilidad de los Sistemas de Salud está puesta en cuestión de un tiempo a esta parte, tanto por el incremento de la demanda de cuidados como por el incremento del coste de prestar dicha
> Leer más

Value-Based Healthcare: hacia un nuevo modelo de gestión de la sanidad

La sostenibilidad de los Sistemas de Salud está puesta en cuestión de un tiempo a esta parte, tanto por el incremento de la demanda de cuidados como por el incremento del coste de prestar dicha asistencia. El cambio de orientación hacia una medicina basada en eficacia y resultados es ya una clara tendencia a nivel mundial. No existe foro internacional o congreso en el que no se hable del Value-Based Healthcare como uno de los cambios necesarios para garantizar la sostenibilidad de los Sistemas de Salud y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Sin embargo, dicho cambio de modelo no es rápido ni sencillo, requiere cambios estructurales y culturales y las instituciones deben comenzar a prepararse para ellos. La implementación de sistemas de medición de la actividad, calidad y coste unida a una gestión verdadera y objetiva basada en el análisis de la información, son algunos de los primeros pasos necesarios.

¿Por qué es necesario un cambio de rumbo de los Sistemas de Salud?

La sostenibilidad a medio-largo plazo de los Sistemas de Salud de los países desarrollados, se encuentra cuestionada desde hace unos años. Según datos del banco mundial, en 1995 el gasto sanitario representaba un 9,2% del PIB de los países desarrollados. En 2015, según esta misma fuente, el gasto sanitario representaba ya el 12,3% del PIB de estos países. La situación es especialmente alarmante si tenemos en cuenta que factores estructurales, que están afectando tanto a la oferta como a la demanda de servicios de salud, apuntan a un incremento importante del gasto sanitario a medio-largo plazo.

En el lado de la demanda, el cambio demográfico, el aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas y el cambio de expectativas de los ciudadanos están incrementando la carga asistencial del sistema, y con ello, su coste. En el ámbito demográfico, el envejecimiento progresivo de la población (para 2050 se espera, por ejemplo, que el 35% de la población española supere los 65 años de edad) conllevará un consiguiente aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas. Teniendo en cuenta que el tratamiento de dichas enfermedades es ya responsable hoy en día de entre un 70% y un 80% del gasto sanitario en países de la Unión Europea, las proyecciones de envejecimiento de la población e incremento de prevalencia de cronicidad, marcan un escenario un tanto preocupante de cara a la futura sostenibilidad de los Sistemas de Salud. Además de ello, los ciudadanos son cada vez más demandantes con el sistema, ya que desean tener un papel más activo en el cuidado de su salud y tienen unas expectativas mayores de la calidad asistencial que esperan recibir.

En el lado de la oferta, los proveedores de salud tanto públicos como privados, también están detectando cómo el coste de prestar servicios asistenciales está incrementando. Tanto el sector farmacéutico como el de tecnología sanitaria han conseguido grandes innovaciones en las últimas décadas, aunque ello también ha encarecido el coste de la asistencia sanitaria. Las intervenciones cada vez se hacen con técnicas más novedosas y mejores equipos, pero a un coste superior. Los nuevos fármacos, terapias y prótesis son también cada vez más caros. Se calcula que el avance de las tecnologías médicas explica entre el 33% y el 50% del incremento del gasto sanitario en España.

Todo ello, coloca a los Sistemas de Salud de gran parte del planeta ante un serio problema de sostenibilidad y un enorme reto, que no se debe afrontar desde la perspectiva tradicional. El abordaje del nuevo paradigma, exige un enfoque más amplio, con nuevas variables de actuación que incluyan, entre otros cambios, un mayor foco en la gestión de la salud de la población y la medicina preventiva, la atención integral y la continuidad asistencial.

¿Qué es el Value-Based Healthcare?

Algunos países han iniciado ya profundas transformaciones en sus Sistemas de Salud con el objetivo de hacer frente al problema de sostenibilidad. Entre las tendencias que están teniendo un mayor calado, cabe destacar la reorientación hacia el Value-Based Health Care en el que la asistencia sanitaria se basa en el valor que se genera para el ciudadano, en lugar del número de servicios prestados. El concepto Value-Based Health Care, también conocido por sus siglas VBHC, nace de la mano de Porter, Teisberg, Kaplan, Bohmer y Christensen y la teoría base es explicada por Porter, Premio Nobel de Economía, en su famoso libro Redifining Healthcare (2006) y en el artículo ‘What is value in healthcare?’ publicado en el New England Journal of Medicine en 2010.

La teoría del Value-Based Health Care tiene como fundamento la atención sanitaria centrada en las necesidades del paciente y en la generación de valor. Es decir, se aboga por un cambio de modelo en el que la prestación de servicios sanitarios no esté centrada en la cantidad de servicios prestados, sino en el valor de los mismos, entendiendo valor como el resultado global en salud relativo a la calidad de la asistencia y su coste integral.

A raíz de esta teoría, han surgido otras propuestas y marcos de actuación que matizan y modifican el modelo inicial del VBHC, pero el concepto general de todas ellas es el mismo: cambio del foco hacia una medicina basada en resultados, eficiencia y generación de valor.

Este cambio de modelo supondría una transformación para los distintos agentes del sector:

  • Para los pacientes, pasar a un modelo de gestión basado en VBHC, significaría un cuidado más seguro, apropiado y eficaz, con mejores resultados de salud y calidad de vida.
  • Para los prestadores de salud, el nuevo modelo supondría emplear medicina basada en la evidencia y tratamientos y técnicas de eficacia probada que tengan en cuenta los deseos y preferencias de los pacientes.
  • Para el conjunto de la sociedad, el nuevo modelo tendría como resultado un sistema de salud más eficiente y, sobre todo, sostenible.

Hoja de ruta hacia el Value-Based Health Care

Aunque pocos expertos ponen en duda la validez y beneficios del modelo conceptual y la necesidad de llevarlo a cabo, el camino para poder llegar a tener Sistemas de Salud centrados en resultados y generación de valor para los pacientes, es complejo y requiere una transformación profunda a muchos niveles.

Son muchas las instituciones nacionales e internacionales que están identificando y pilotando una serie de medidas estructurales como hoja de ruta para poder llegar a una medicina basada en VBHC. El Instituto de Estrategia y Competitividad de la Universidad de Harvard, uno de los agentes que más está avanzando en materia de investigación y promoción de Value-Based Health Care, identifica siete pilares esenciales como camino hacia una medicina basada en la generación de valor. Dichos pilares van desde una reorganización de los servicios asistenciales hasta la implantación y fomento de uso de sistemas de información adecuados.

Entre los pasos necesarios para poder llegar a sistema de VBHC, cabe destacar la importancia que todos los expertos dan a la implementación de sistemas que permitan la medición de la calidad y el coste real de la asistencia. Si no se implementan sistemas que permitan recoger, objetivar y cuantificar la actividad, no se podrá medir y mejorar la eficiencia y los resultados en salud.

La medición de la calidad y la eficiencia de un Servicio de Salud es una tarea difícil por su complejidad intrínseca. La dificultad radica principalmente en que la calidad asistencial es un atributo subjetivo y relativo y el coste real de la asistencia prestada es complejo de medir con exactitud. Pese a dicha complejidad, existen hoy en día sistemas e indicadores aceptados internacionalmente y con base científica probada, que permiten objetivar la información y realizar este tipo de análisis y comparaciones.

Varios organismos internacionales están trabajando ya en la definición más exacta de procesos, estándares e indicadores universales de calidad en la práctica clínica que permitan una medición aún más precisa y global de la calidad de la asistencia. Sin embargo, la mayoría de los expertos opinan que a día de hoy, existen indicadores suficientemente exactos como para que las instituciones puedan medir y evaluar la calidad y los costes reales y que estas deben implementar cuanto antes sistemas informáticos robustos que les permitan llevar a cabo dichas mediciones y análisis.

A la hora de implementar nuevos sistemas, es importante tener en cuenta que no es suficiente con la simple implantación de los mismos. Es esencial también promover e incentivar su uso en todos los estamentos de la Organización Sanitaria. Actualmente ya existe en muchas instituciones información suficiente para realizar una gestión sanitaria basada en criterios objetivos, pero nos encontramos en muchas ocasiones con que esta información no es utilizada adecuadamente y se siguen utilizando mayoritariamente criterios no-objetivos para la gestión. Asegurar que, además de sistemas de información adecuados, existe una cultura dentro de las organizaciones de análisis de la información y gestión basada en evidencia, es una de las claves esenciales para una implantación efectiva del modelo VBHC.

Para más información sobre sistemas de medición de la actividad, el coste y la calidad asistencial, ponte en contacto con nosotros.

 

FUENTES

  1. “Health expenditure, total (% of GDP).” Health expenditure, total (% of GDP) | Data, Health expenditure
  2. EUROSTAT. Population projections 2004-2050. Luxemburgo: EUROSTAT; 2005.
  3. REFLECTION PROCESS on CHRONIC DISEASES. European Commission, REFLECTION PROCESS on CHRONIC DISEASES .
  4. “Las claves de la Sostenibilidad del Sistema Sanitario.” Deusto Business School, Las claves de la Sostenibilidad del Sistema Sanitario.
  5. “Institute For Strategy & Competitiveness.” Value-Based Health Care Delivery – Institute For Strategy And Competitiveness – Harvard Business School, Value-Based Health Care Delivery.

[Cerrar]

×

Nuestros productos

Herramienta de ayuda a la codificación Teamcoder Sigesa

Coding

TEAMCODER

sigesa agrupación de pacientes

Grouping

herramienta de análisis para la gestión sanitaria decisys sigesa

Analytics

decisys

herramienta de análisis para la gestión sanitaria alcor sigesa

Analytics

Alcor

herramienta de aseguramiento terapéutico micromedex sigesa

Pharma

MICROMEDEX

herramienta de aseguramiento terapéutico medimecum suite clinica sigesa

Pharma

MEDIMECUM SUITE CLINICA

Contacto

sigesa logo 2017

Trabaja con nosotros >

sigesa logo 2017

< Hacer una consulta

sigesa logo 2017

< Hacer una consulta

sigesa logo 2017

Trabaja con nosotros >

Buscamos con personas con talento que quieran formar parte de un gran equipo.

Si te sientes identificado y estás buscando una oportunidad, pincha en el siguiente botón.

ENTRAR